Estos son los pasos para crear un ventilador casero o darle mayor potencia a uno que tengas en tu casa.

  1. Debes tener un ventilador de mesa o ventilador con pedestal. Son los más tradicionales y seguramente has tenido alguno.
  2. Llena un par de botellas con agua y mételas al congelador de tu refrigerador.
  3. Una vez congeladas, sácalas y colócalas detrás del ventilador. Esto permitirá enfriar los flujos de aire.
Otro método efectivo para reducir el calor es el siguiente:

  • Colócate cerca del ventilador.
  • Moja una toalla y exprímela lo suficiente para no escurrir.
  • Enseguida pásate la toalla por tu cuerpo: pecho, brazos, espalda, cuello y rostro.
  • Esa humedad, más el aire fresco del ventilador, ayudará a disminuir la temperatura corporal.
Práctica estos dos métodos y si notas que aún sigues con mucho calor, entonces tienes que llamar a Aire Serviclimas para que te ofrezcan una solución económica de ventilación residencial.